Kitesurfing adaptado, el deporte acuático de moda

El deporte adaptado es una manera divertida y motivadora de mantenerse en forma y de fijarse nuevas metas y retos además, sabemos que para las personas con alguna discapacidad, llevar una vida activa es muy beneficioso.

Pero, ¿es posible adaptar el kitesurf, uno de los deportes de moda, para las personas con discapacidad física?

En este artículo nos centraremos en dos de los deportes náuticos adaptados más innovadores: el kitesurf y el SUP adaptado.

¿Qué es el kitesurfing?

El kitesurfing (también conocido como kiteboard o kiteboarding) es un deporte que consiste en deslizarse sobre el mar subido en una tabla impulsada por una cometa que, a su vez, es traccionada por la fuerza del viento.

El «rider» va sujeto a la cometa mediante unos arneses y puede alcanzar una gran velocidad por la acción del viento. Esta velocidad le permite realizar saltos y maniobras en el aire.

Como modalidad deportiva, el kitesurf ha experimentado un importante auge en los últimos años. Puede practicarlo todo tipo de personas, independientemente de su edad, aunque es necesario tener fuerza y coordinación para mantenerse sobre la tabla y mostrar resistencia física para controlar la cometa.

En cualquier caso, existen tablas y cometas de diferentes tamaños y diseños en función de la experiencia del deportista, su fuerza y condición física, o el tipo de viento en el momento de practicar la actividad.

Kitesurf y SUP, dos deportes para personas con discapacidad que han llegado para quedarse

El kitesurf y el SUP (surf de remo) son dos de los deportes náuticos adaptados más innovadores. Ambos son modalidades deportivas atractivas que nos permiten disfrutar del mar y la playa prácticamente durante todo el año.

Sobre el kitesurfing adaptado, podemos decir que, pese a ser una disciplina poco conocida, ha llegado para quedarse.

Al igual que su homónimo convencional, el deportista debe deslizarse sobre la superficie del mar gracias a la fuerza de tracción de una cometa que está sujeta a la tabla con unos cables y al cuerpo del surfista mediante un arnés. A su vez, la cometa tiene una barra que permite hacer giros y realizar maniobras. La única diferencia es que el surfista, en lugar de ir de pie sobre la tabla, va sentado en un dispositivo o en una silla técnica fijada a ella, tal y como puedes ver este vídeo:

 

 

Otro deporte náutico adaptado interesante es el SUP. Esta variante del surf consiste en utilizar un remo para avanzar y coger velocidad sobre la tabla. Para su práctica, los deportistas con discapacidad física pueden ir sentados en una silla montada y fija sobre la tabla, siendo una de las actividades para discapacitados recomendadas para personas con lesiones medulares.

Tanto el SUP como el kitesurfing adaptado tienen su origen en el surf. Originario de Polinesia, donde algunas fuentes sitúan su nacimiento hace más de 500 años, el surf es una actividad que se practica actualmente en todo el mundo, siendo uno de los deportes náuticos que más pasiones despierta. De hecho, es mucho más que un deporte: para muchos, el surf es un estilo de vida.

En su modalidad adaptada, el surf se divide en cuatro modalidades o categorías: personas con amputaciones, prone (personas con discapacidad física pero que son autónomas y que surfean tumbados sobre la tabla), prone con asistencia (para quienes únicamente necesitan ayuda para salir y entrar en el agua) e invidentes.

 

 

Surf, SUP y kitesurf adaptado se consideran tres deportes muy inclusivos porque los surfistas, discapacitados o no, pueden «cabalgar» sobre las mismas olas. Fuerza, pericia, equilibrio y dominio de la tabla son las únicas habilidades comunes para disfrutar de ellos.

Ventajas de practicar kitesurf adaptado

El kitesurfing permite disfrutar del sol, el viento y el mar mientras mantienes tu estado físico, mejoras tu equilibrio y experimentas una sensación parecida a “volar”.

El kitesurf es una de las mejores disciplinas aeróbicas para tonificar extremidades y tronco. Si te gusta el deporte, llevas una vida activa y quieres controlar tu peso, moldear tu figura y ganar fuerza y resistencia física, este deporte adaptado es una buena alternativa para ti.

Debido a sus particularidades y al entorno en el que se practica, el kitesurf fomenta la coordinación y el equilibrio, y mejora el sistema inmunitario y respiratorio. 

Por tratarse de un deporte de riesgo, el kitesurf ayuda a adquirir rapidez a la hora de tomar decisiones y resolver situaciones complicadas, algo que puede ser muy útil en tu día a día, y permite descargar adrenalina, mejorando tu sensación de bienestar general.

Otras ventajas de practicar este deporte adaptado son la posibilidad de contemplar parajes naturales y marinos únicos mientras haces ejercicio, o conocer gente con tus mismos intereses e inquietudes.

FUENTE: SUNRISE MEDICAL

Compártelo

Si lo ves interesante no dudes en compartirlo con los tuyos